29 jun. 2016

Un maníaco depresivo y su familia en un retrato encantador

Infinitely Polar Bear (2014) nos muestra cómo es por dentro la vida de un maníaco depresivo, cuando debe hacerse cargo de sus dos hijas para que su esposa pueda irse a otra ciudad a perseguir un sueño.

Las altas y bajas emocionales que vive Cam Stuart (Mark Ruffalo) tienen en el espectador el mismo efecto que una ruleta rusa; la actitud de su esposa, Maggie (Zoe Saldana), es, aunque arriesgada, admirable; y sus hijas, Amelia y Faith (Imogene Wolodarsky y Ashley Aufderheide) son la cereza sobre el helado de esta película.


La actuación de Mark Ruffalo para mí es la más increíble de su carrera hasta ahora. Su papel en este film es inolvidable. Se crea una empatía indescriptible por su personaje, y eso se debe a sus gestos, a sus movimientos, a la expresión de su rostro cuando cambia de ánimo de manera inesperada. Es una actuación que, para mí, merece una ovación de pie, larga y tendida.

Aunque la película nos habla de una situación bastante delicada, y con escenas que no son sencillas de aceptar, se mantiene divertida y fresca. Nos tiene siempre con la sensación de estar en un vaivén que nos hace sonreír, sentir tristeza, preocupación y ternura, mucha ternura.

Una película cuyos personajes, pese a los problemas evidentes y tener en contra muchas cosas, logran salir adelante, a su manera, en familia, entre acuerdos y con amor. A veces solo se necesita sentido común, el problema es qué es el sentido común para cada quien.

9★


No hay comentarios: