24 ago. 2016

José David González: «La lucha de los pueblos indígenas debe ser la lucha de toda Venezuela»

La lucha por la defensa de los derechos humanos de los pueblos indígenas tiene ya su historia, pero el auge en el estado Zulia surgió en 2010, cuando el presidente de turno, Hugo Chávez, decretó la Guajira como distrito militar 1. Desde entonces, el territorio del pueblo Wuayuú ha sido militarizado en su totalidad, además, otros problemas empezaron a suscitarse desde entonces.


El Comité de Derechos Humanos de la Guajira es una ONG que tiene 16 años acompañando a víctimas de violaciones de derechos  humanos, cuyo principal trabajo es el de visibilizar el tema de los derechos humanos de los pueblos Wuayuú y A´ñú, habitantes del municipio fronterizo —y estratégico— Guajira.

José David González, su Coordinador General, resultó ganador de la 7ma edición del Premio de Derechos Humanos de la Embajada de Canadá justamente por su trabajo, de más de 15 años, en la resolución de conflictos entre comunidades, como educador, defensor y promotor de los derechos humanos en la región zuliana[1]. González destaca que desde el Comité se trabaja en varias áreas, como sin el derecho a la mujer indígena, los temas de niños, niñas y adolescentes indígenas y todo lo que abarca derechos sociales, económicos y culturales.

«Uno de los trabajos que hacemos es el tema de formación en derecho de los pueblos indígenas y educación en derechos humanos. Trabajamos con escuelas, con los profesores y alumnos, y tenemos un trabajo constante y permanente con las organizaciones sociales de base en la Guajira venezolana. Y desde el 2010 comenzamos a registrar algunos casos de violaciones de derechos civiles y políticos. Desde que se militarizó la Guajira, hubo un cambio radical para los pueblos indígenas que habitamos en la frontera colombo-venezolana, principalmente porque ahora no podemos transitar libremente en nuestro propio territorio».

Desde el decreto de la Guajira como zona militar, el Comité ha registrado casos de violaciones de derechos humanos. Por ejemplo, González denuncia que desde entonces los funcionarios del Ejército Bolivariano han asesinado indígenas presentando estos hechos como supuestos  «enfrentamientos». Han registrado en estos 6 años 19 asesinatos, más de 700 casos de indígenas que han sido privados de libertad de forma ilegítima, 49 indígenas que han sido torturados, una persona desaparecida, una secuestrada, y más de 700 hogares del pueblo Wuayuú que han sido allanados de manera ilegítima.

«No hemos cesado de acompañar a las víctimas. Actualmente todas esas denuncias están en los poderes públicos a nivel nacional: Fiscalía General, Defensoría del Pueblo, y hasta el Parlamento Indígena de América. El 16 de febrero de este año tuvimos una reunión con el Ministro de Defensa —la primera desde el 2010— para plantear el tema de los derechos humanos en la Guajira. El día 17 estuvimos en el Parlamento Nacional como invitados por la Comisión de Seguridad y Defensa de la Asamblea Nacional. Ahí nosotros planteamos de manera contundente las violaciones sistemáticas de los derechos humanos en la Guajira venezolana».

Los esfuerzos de la ONG y de José David González son por visibilizar a los pueblos indígenas, que sean reconocidos junto con sus derechos. Que lo que está escrito se concrete en acciones a favor de los indígenas en Venezuela. En este sentido, desde el Comité de Derechos Humanos de la Guajira se han hecho recomendaciones al Estado venezolano; entre ellas, el tema de la demarcación de la tierra de los pueblos y comunidades indígenas, que es una deuda pendiente que tiene el Estado. Otro punto son espacios de encuentro entre las comunidades indígenas con el Gobierno, la necesidad de una mesa de discusión. Además, se ha recomendado la creación de una Comisión de la Verdad para esclarecer las violaciones de derechos humanos en el municipio Guajira y la indemnización y reparación de las víctimas de manera integral, tal como lo establece la Constitución. 


En cuanto a la educación en derechos humanos y solución de conflictos, González asegura: «Para nosotros es muy importante dar las herramientas no solo a las víctimas sino a las comunidades y a sus líderes, a los voceros de los concejos comunales; estamos organizando unas reuniones que nosotros llamamos “encuentros de familiares de víctimas”, con la finalidad de que las víctimas se apoderen de esa lucha, que sea de ellos, que sean los protagonistas de su propia historia».

El ganador del Premio de Derechos Humanos explica que una de las razones por las cuales su lucha nunca se ha visto truncada o señalada por el Estado venezolano, es porque utilizan el mecanismo legítimo de intermediación conocido como «Pütchipü’ü», que es «palabrero», aquel miembro de la comunidad Wuayuú que se desempeña como mediador cuando hay conflicto entre los pobladores y las fuerzas públicas; es el encargado de restablecer la paz dentro de la comunidad.

Oda a los defensores
Para José David González los defensores de derechos humanos juegan un papel fundamental dentro de la sociedad. «Primero, un defensor es quien visibiliza una lucha que tenga una comunidad por algún problema. Si los defensores no dieran a conocer la problemática que aqueja a un sector, en este caso indígena, no estaríamos viendo actualmente los pronunciamientos que ha hecho el Gobierno sobre casos como los de las víctimas de la Guajira, que ya forman parte de la agenda del Parlamento Venezolano y del Ejecutivo Nacional. Eso fue posible por los activistas de derechos humanos. Los defensores de derechos humanos en América Latina han hecho un trabajo muy importante para visibilizar y humanizar a la sociedad con respecto a los problemas de los más desfavorecidos. Lo que más más reconozco de ellos y ellas es la valentía con que hacen el trabajo. Destaco el caso de nuestra hermana indígena Berta Cáceres, quien fue asesinada en Honduras por su constante lucha. Condenamos ese acto de manera enérgica, y pedimos que se esclarezca lo más pronto posible su caso, que los culpables sean llevados ante la ley por el crimen cometido».

Aquellos que ya se dedican a la defensa de los derechos humanos tienen la importante labor de formar a otros, buscando promover el liderazgo dentro de los diferentes sectores. González apuesta a la formación de nuevas generaciones, para que estos sean los protagonistas de las luchas futuras. Además, reconoce la labor de aquellos activistas que se unen a la causa, aunque no son indígenas. «Valoro mucho el trabajo de nuestros aliados. Reconozco públicamente el esfuerzo que han hecho las universidades de acompañar nuestra causa. La lucha de los pueblos indígenas debe ser lucha de todos los venezolanos».

La continuación de la lucha
A pesar de que los pueblos indígenas han sido reconocidos constitucionalmente, faltan muchas cosas por hacer y por concretar. En Venezuela sigue sin demarcarse la tierra de los indígenas; tampoco se ha concretado la verdadera reivindicación de los derechos sociales, culturales y económicos de los pueblos. Por esta razón, el Coordinador General del Comité de Derechos Humanos de la Guajira exhorta a todos los defensores indígenas o no indígenas a seguir visibilizando la causa.

«Quiero decirles a todos mis hermanos indígenas que no estamos solos. Hay muchísima gente en América Latina, el Caribe y en todo el mundo, que está pendiente de la lucha de los pueblos indígenas en Venezuela. Por eso es que tenemos que luchar, seguir conquistando espacios importantes, para que se haga efectivo el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas. Estamos visibilizados más allá de las fronteras por la ONU, en pactos, tratados y acuerdos internacionales suscritos y ratificados por Venezuela. Lo que debemos es mantener la lucha, por la paz, por nuestros derechos, por la reconciliación y el respeto».

González termina haciendo un llamado a la sociedad, a los pueblos indígenas, de que apuesten por una reconciliación nacional. «Creo que al país le urge la mediación para encontrarnos todos como hermanos y hermanas, para buscar nortes, para que un sol nazca con esa esperanza y energía de seguir luchando y visibilizando el tema de los derechos humanos en Venezuela».

Por Alexandra Perdomo (@amnistia)



[1] Embajada de Canadá en Venezuela. (22/01/2016). José David González es el ganador de la 7ma edición Premio de Derechos Humanos de la Embajada de Canadá

No hay comentarios: