Películas del fin de semana -largo- 6



En Argentina se hizo puente por el 1º de mayo, que cayó martes. Así que tuvimos 4 días de descanso, que aprovechamos, entre otras cosas, para ver películas. Aquí la lista y una breve opinión de cada una:

12 Strong (2018, Nicolai Fuglsig)
Para nosotros es como una ley: si aparece Michael Shannon, la película vale la pena. Y esta no es la excepción. Además, Chris Hemsworth y Michael Peña están muy bien también.

Aunque es una película más sobre el orgullo norteamericano y las victorias conseguidas por sus soldados, hay que admitir que la historia del primer grupo de Fuerzas Especiales que entró en Afganistán tras el atentado del 11/09 es interesante (destaco el uso de los caballos para combate en pleno 2001) y hace las veces de cápsula histórica, para retratar con cualquiera sea nuestra teoría al respecto.

6.5

Red Sparrow (2018, Francis Lawrence)
Me resultó más que interesante, descarada. A la vez, también es muy humana. Un film sobre el poder de la seducción, pero también sobre el miedo, las ganas de sobrevivir, la conciencia y nuestra inclinación a hacer el bien.

Jennifer Lawrence se ha convertido en un referente de sensualidad en la pantalla grande y de fortaleza y entereza con los distintos personajes que ha interpretado en su carrera, y se repite en Gorrión Rojo. Sin embargo, pese a todo el cuento de los espías, de la eterna batalla entre Rusia y USA, la película nunca logra despegar. Se queda ahí, inerte, rodando sin convertirse en algo extraordinario.

6.5

Den of Thieves (2018, Christian Gudegast)
Película de acción muy interesante con actuaciones y actitudes más interesantes. El director fue el guionista de London Has Fallen (2016) -pésima-, mas nada que ver con esta cinta.

Un grupo de asaltantes de banco contra una unidad de élite del departamento del Sheriff de Los Ángeles. Ambos bandos integrados por gente con pocos escrúpulos y con ganas de iniciar una pelea. Los primeros se convierten, en su primer asalto de la cinta, en asesinos de policías. Los segundos pretenden convertirse en los verdugos de los asaltantes. Gerard Butler (quien es un bad boy perfecto), Pablo Schreiber, 50 Cent, O'Shea Jackson Jr., Evan Jones y Brian Van Holt son algunos de los actores que dan vida a la película.

Una historia que puede parecer predecible pero que termina dando una vuelta inesperada y conveniente. Entretenida, con mucha acción y escenas hostilmente divertidas.

7

You Were Never Really Here (2017, Lynne Ramsay)
Joaquín Phoenix me parece un actorazo. Saber que está en una peli es una buena razón para verla, y si es protagonista no se diga más. Su actuación en esta es una muestra de todo lo que puede llegar a ser y hacer. Está bárbaro, simple como eso. Y si bien la película tiene un excelente estilo, una música genial y muy buena cámara, es muy pobre en narrativa, con una historia que nunca cierra.

El suspenso inicial de la película es excelente, las expectativas que despierta son alucinantes. Es un thriller que pinta genial, hasta que pasas la primera hora y las cosas empiezan a ponerse cada vez más locas y no sientes que estén cerrando nada. Hay una serie de nudos independientes que no terminan de zafarse y que hacen de este un film, en cierta medida, un sinsentido. Es lo que yo catalogo como "ser interesante e incomprensible a juro". Pero vale la pena, por la cosas buenas que tiene (que enlisté al principio), porque la realidad es que despierta el suspenso, la agonía y la incertidumbre. Eso lo logra, con seguridad.

Además, la personalidad de su protagonista, su armazón de ira, su aparente locura y todo su sufrimiento, que son excusados por los flash backs presentes a lo largo de la película, hacen que el tono oscuro tenga un poco de sentido y nos permite sentir pena y compartir un poco de su sufrimiento. 

7

Paterno (2018, Barry Levinson)
Esta película la vi por 2 razones -y ninguna tiene que ver con la historia-:

1) El director. Barry Levinson es el director de una de las mejores películas que he visto en mi vida, a saber Wag the Dog (1997); y de Rain Man (1988), que concordarán conmigo en que es otra genialidad cinematográfica.

2) Al Pacino. Lo cierto es que cuando los actores que me gustan llegan a cierta edad, en la que empiezan a hacer películas no tan geniales, procuro verlas aunque no vayan a ser una perla. Primero porque no creo que la cinta haga al actor, muchas veces el actor hace a la cinta, y segundo porque puede siempre tratarse de su última película. Al Pacino es un gigante, y lo digo desde que vi Dog Day Afternoon (1975).

Paterno es el film que cuenta la historia del entrenador del equipo de fútbol americano de Penn State, quien con 57 temporadas consecutivas como principal, rompió el récord absoluto de entrenadores. Además, sumo 363 victorias y dos campeonatos. Pero su planificado retiro después de la temporada 2011 se ve truncado debido a las denuncias de abuso sexual infantil que recaían sobre el ex coordinador defensivo del equipo, Jerry Sandusky. JoePa fue acusado por encubrir los abusos y violaciones, ya que en distintos años llegaron a él las denuncias.

El film es un escenario de juicio en el que nos dejan armarnos nuestra propia opinión: ¿realmente se le debería eximir por haber avisado a las autoridades de la universidad o pudo y debió hacer más para esclarecer todas las denuncias? Lo cierto es que la película deja ver ambas caras de la moneda... y yo diría que hasta una tercera. No es una gran película, pero es interesante y, como es usual, me encantó Al Pacino.

6.5

Stronger (2017, David Gordon Green)
Un drama más. Si bien es una historia real y puede resultar motivadora y esperanzadora, lo cierto es que es muy dramática y el sufrimiento se extiende más de lo que estaba esperando. La parte buena, la de "sigamos adelante con esto" dura muy poco. Y si bien soy fan de los dramas, este me pareció bastante extenso e innecesario.

Ahora, Jack Gyllenhaal está fantástico y Tatiana Maslany (a quien no recuerdo haber visto antes) es excelente. Pretendo ver algo más de ella.

6.5

The Killing of a Sacred Deer (2017, Yorgos Lanthimos)
De todas las que vimos, esta fue mi favorita. Lo adelanto.

Lanthimos es el mismo director de Dogtooth (2009), una thriller loquísimo con un estilo muy particular que hizo que me aprendiera su nombre. En 2015 lanzó Lobster, con Colin Farrell y Rachel Weisz, que si bien no me disgustó, no me encantó. Y ojo que no estaba esperando algo como Dogtooth, porque no coincidían siquiera en género, pero el film me aburrió e intentó llevarme a muchos lados sin moverme siquiera. Pero esta película, The Killing of a Sacred Deer, es increíblemente buena. Con esto apuesto a todos sus thrillers, porque vaya que sabe hacerlos.

La película desde el inicio es una incertidumbre. Empiezas a cuestionar quién es realmente el cordero en esta historia. Poco a poco la escena se esclarece y con la claridad viene el terror, la angustia y desesperación. El guión es magnífico, los diálogos son inteligentes, la ambientación es muy pulcra (como lo es en Lobster y Dogtooth). Colin Farrell y Nicole Kidman son un plus y están muy bien, como siempre. Pero la gran estrella es Barry Keoghan, es quien le da sentido a todo el horror con su expresión facial siempre tan tranquila y sus diálogos que parecen salidos de otro cuerpo.

La forma en la que el film se mete en tu cerebro y te hace cuestionar cuál sería el actuar correcto o adecuado, si algo de todo eso tiene sentido y preguntarte mil veces si de verdad todo eso es posible, hace que el film no te dé respiro. Ni te enteras de que termina, porque te deja queriendo ver más, aunque vayas a sufrir viéndolo. 

La venganza pocas veces tuvo una mirada tan absurda y sádica, aunque la tragedia del sacrificio suele ser así de fatal.

Y recuerden esto: jamás alguien comió espagueti de forma tan terrorífica como Martin.

9

Murder on the Orient Express (2017, Kenneth Branagh)
Una película muy entretenida y familiar. No puedo ocultar que me sentí viendo Sherlock Holmes (2009) pero por la perspicacia del detective, ojo, no por la dirección. Branagh no está a la altura de Guy Ritchie, al menos no en este film.

El reparto es lindo, lindo. Es como un desfile de estrellas dentro de un tren. La historia es entretenidísima, te saca sonrisas y te despierta la curiosidad. No leí la novela de Agatha Christie, así que no puedo decir si la adaptación es genial o no. En líneas generales me pareció una excelente peli para ver un domingo y despejar la mente de intensidades como The Killing of a Sacred Deer.

6.5