13 nov. 2010

“Una buena formación y mucha dedicación lo son todo”

Entrevista a José Enrique González Márquez

Alexandra Perdomo
José Ángel Núñez
José Ángel Aguirre
Maracaibo, 2010

José Enrique González Márquez, cosechando éxitos y distinciones alrededor de nuestro país, se ha convertido en un artista acreditado nacional e internacionalmente. Con grandes obras de arte es representado en cuatro museos, incluyendo el Latin American Museum en Miami Florida, en más de seis centros culturales y en importantes colecciones privadas.

José Enrique nace en Lagunillas, Estado Zulia, El 17 de Abril de 1966. Obtuvo su título de Licenciado en Artes Plásticas en 1991, egresando de la Universidad Católica Cecilio Acosta. Ha dedicado su vida al dibujo, la pintura y la escultura.

Con más de 20 premios en su haber, siete exposiciones individuales y la participación en más de cien exposiciones colectivas (regionales, nacionales e internacionales) han hecho de él el gran artista que es hoy. Pero esto no lo ha hecho despegar los pies de la tierra, es una persona humilde y sencilla que nos abrió las puertas de su casa sin pensarlo dos veces.

Aunque la tarde era calurosa, José nos recibió con una buena actitud y desde que llegamos nos hizo sentir a gusto, eso hizo que nuestra entrevista pasase a ser una conversación amena que disfrutamos de principio a fin, como si de un viejo amigo se tratase. En esta entrevista conocimos al excelente artista –y ser humano- que es José Enrique.

La entrevista

¿A qué edad empiezas a mostrar interés por la pintura?
“Desde muy niño. A los 10 años gané el salón Astramara y de ahí como 5 premios más. A los 11 años me dejé ganar uno y me molestó tanto que no participe más (risas). He sido un buen dibujante desde muy pequeño. De niño dibujaba muchos paisajes y me inspiraba en las pinturas de Tomas Golding, quien me gustaba mucho en ese tiempo.”

¿Cómo fue el inicio de tu carrera?
“Mucha gente no se esperaba a un dibujante con ese tipo de trabajo, muy expresionista, y que se haya formado en las escuelas de Maracaibo. Para ellos era un misterio que yo pintase con tantas influencias de los 60, pero siempre he creído que una buena formación y mucha dedicación lo son todo.”

Te graduaste en la universidad en la que hoy estudiamos nosotros… ¿Qué te quedó de la UNICA, que recuerdes siempre?
“A los profesores y a mis compañeros. A pesar de que cuando yo estudié la universidad no gozaba de esa estructura que tiene hoy, nosotros veíamos clases hasta en el estadio, debajo de los árboles, era muy informal pero a nivel de clases era bastante intenso y gracias a ello obtuve una gran formación.”

¿Puede sobrevivir un artista plástico en el Zulia?
“Bueno, quizás haya uno que otro caso, pero son muy pocos. Y no tiene nada que ver con que seas o no el mejor de los artistas, es sólo que hay que buscar otros ingresos porque en este país es muy difícil vivir simplemente del arte. Las oportunidades de los egresados de artes plásticas son: o dar clases o tener mucho dinero y abrir su propia galería.”

A parte de pintar, ¿qué más haces para sobrevivir?
“Me desempeño como profesor en las cátedras de Dibujo III, IV, V y VI de la Facultad Experimental de Artes de la Universidad del Zulia, doy  Pintura I y Dibujo I en la Escuela de Artes “Julio Arraga” y soy profesor de Dibujo y Pintura de la Escuela Superior de Arte “Neptalí Rincón” de la Secretaría de Cultura del Estado Zulia.”

¿Han criticado tu manera de hacer las cosas?
“Mucha gente me pregunta cómo no me canso de hacer los mismos dibujos, los mismos caballos, qué sé yo… pero no, porque uno tiene que hacer lo que a uno le gusta, además todos somos libres de hacer lo que nos de la gana, y eso es lo que yo hago.”

¿Es importante para ti que tus obras trasciendan a través del tiempo?
“Lo más importante es lo que aportas y quieres comunicar con tu obra, la trascendencia no tanto, hay muchos que se preocupan por eso, pero eso va a quedar en manos de la historia, también cuenta el trabajo que hayas hecho, pero es más una cosa de historia… Además, la trascendencia siempre viene después de que te mueres y yo quiero tener las cosas ahorita, no después que muera (risas). No es algo que me preocupa.”

¿Cuál es el premio que te hace sentir más orgulloso?
“Todos, pero para nombrar uno, el salón de la Mantilla, en Italia.”

¿Qué tal Italia?
“Yo trabajo mucho con Leonardo Da Vinci y allá estuve en una muestra llamada “Leonardo in Florencia” y habían copias de sus obras y esculturas; a nivel clásico es algo muy importante para un artista que trabaje en función de eso. Y puedo decir que ese país es otra cosa, nunca había estado en un lugar así”

¿Qué piensas de las nuevas expresiones del arte?
“A mí me gusta mucho la honestidad, cosa que se aprende con el tiempo. Por ser artista no me puedo cerrar a otras cosas, no puedo dejar de indagar e intentar hacer otras cosas, pero es que yo disfruto mucho de lo que estoy haciendo.”

¿Y qué piensas de los artistas de hoy?
“Hay muchos artesanos que ahora se pasaron a pintores, entonces resulta que cualquiera, sin haber pasado por una escuela y obtener una formación académica, puede ser pintor. Yo creo mucho en la formación, para mí es algo muy importante, para correr tienes que caminar primero. Hay muchos artesanos que están invadiendo el campo plástico, está bien, hay que darle lugar al arte de la calle, pero que se haga con un nivel de conciencia, no que sean unos expertos pero si que tengan una conciencia de lo que es trabajo, que no se les haga todo tan fácil.”

Situémonos en las expresiones de arte en Maracaibo… ¿Qué te pareció la última muestra de la bienal de Maracaibo?
“Personalmente tengo mucho aprecio por esa muestra, yo gané un premio honorario. Lo que no me gustó de la última muestra es que parte del jurado apuntaban a que no ganase un artista zuliano, cosa que no entiendo, nunca he comprendido por qué la gente de aquí es así… Esa vez ganó un artista de Barquisimeto, cuya obra no estaba mal, pero para mí, José Enrique González, no era una obra para premio, no estaba mal pero no era para tanto.”

¿Crees que las galerías ofrecen una proyección adecuada del artista?
“Las galerías comerciales aquí son ventas de obras, es gente que se encarga de venderte la obra pero la proyección del artista es muy vaga. Esa proyección va a depender sólo del artista.”

A José Enrique, el zuliano, ¿qué le parecen las águilas del Zulia?
“Soy muy poco adicto a eso de las águilas porque, lamentablemente, llegué en la peor etapa de las águilas del Zulia, desde que tengo uso de razón no recuerdo haberlos visto ganar” (risas)

¿Cómo es la relación del arte con la política?
“Hay cierto sesgo político. A mí me han excluido de ciertas muestras porque me mantengo fuera de la política, porque el artista tiene que estar al margen de eso. Es más, el artista tiene que ser crítico con lo que pasa en su entorno. Yo hice muchas obras donde se ven reflejada las diversas situaciones, los diversos escenarios que pasa el pueblo con los gobiernos.”

¿Tu inspiración viene de las situaciones que te rodean?
“Sí, la mayoría de las veces es así.”

¿De no haber sido pintor, a qué te hubieses dedicado?
“A la música. Soy un metalero de corazón. Me gustan mucho las bandas viejas, Iron Maiden, Judas Priest, Púrpura, Led Zeppelin, Génesis, Rainbow, Black Sabbath, por nombrar algunas. De no haber sido pintor, definitivamente me hubiese dedicado a la música, a la guitarra, me hubiese encantado ser un rockero.”

¿De los artistas zulianos, quiénes se merecen tu respeto?
“Aquí hay muchos que merecen mi respeto, unos por el excelente trabajo y otros por la forma que tienen de trabajar, son personas constantes. Carmelo Niño, Cepeda, Henry Bermúdez, Luis Rosendo, Mario Colina y, por supuesto, José Ramón Sánchez, quien es quizás una de las personas más importantes a nivel de las artes plásticas en el Zulia y no tiene el reconocimiento que se merece. Él trabaja en sus cosas y no le importa ni comer, él es artista por el arte”

¿Planes para el futuro?
Por ahora, terrenales, el miércoles me entregan mi casa así que me tomaré un tiempo para dedicarle a mi familia, a mi esposa y mis 3 hermosos hijos y, por supuesto, seguir pintando”.

José Enrique González, artista que ha puesto en alto el nombre del Zulia, quien, con mucho esfuerzo, ha logrado cosechar el éxito de su carrera, zuliano digno de admiración, artista plástico que ha ganado reconocimiento nacional e internacional, quien se entrega a cada obra.

José Enrique González, ser humano sencillo, lleno de talento, dedicado en alma y corazón a lo que le apasiona, el arte.

No hay comentarios: