II

La mañana desvanece
Los grises profundizan el sufrir
Sueños de desasosiego
Huyes

La inmensidad de las sábanas molesta
Espesa capa de cenizas
El silencio ensordece
Sabor a besos añejos

Trapos agrestes  dejados
La foto en la cómoda
Lágrimas invisibles
Lo que resta

Abismos recurrentes
Olvidar tu mar azul
Bajo la piel

Alexandra Perdomo
Maracaibo, noviembre 2010