Yecenia Armenta: víctima de tortura que merece ser liberada

¿Qué pasaría si te secuestraran policías vestidos de civil, te torturaran, obligaran a declarar un delito que no cometiste y te encarcelaran por ello? Esa es la historia de la mexicana Yecenia Armenta.

El 10 de julio de 2012, Yecenia, quien había enviudado hacía unos días, madre de dos hijos y ama de casa, salió de su casa en Culiacán (Sinaloa) para llevar a su hermana y cuñada al aeropuerto. Pero en el camino la historia se complicó. De acuerdo con su testimonio, en vía al aeropuerto, policías vestidos de civil interceptaron el vehículo en el que iban, anunciándole que tenían una denuncia de un auto robado, obligaron a las mujeres a dirigirse a vehículos policiales diferentes, separando a Yecenia de las otras dos mujeres. Una vez dentro, fue esposada y su cabeza tapada. Policías ministeriales del estado la interrogaban mientras la golpeaban, exigiéndole que confesara haber participado en el asesinato de su esposo, muerto por disparos en un lugar público una semana antes, pero ella lo negó.

La llevaron a un lugar desconocido, donde siguieron golpeándola; además la asfixiaron colocándole una bolsa de plástico en la cabeza hasta que estuvo a punto de perder el conocimiento. Las amenazas e insultos fueron reiterativos. La torturaron con el clásico método de tratamiento con agua, en el que emplearon un paño para simular ahogamiento. La volvieron a cambiar de sitio. En este, la obligaron a desnudarse y la esposaron con las manos en la espalda antes de envolverla con una manta. Fue colgada cabeza abajo, la golpearon en todo el cuerpo y la agredieron sexualmente. Pero Yecenia se mantuvo firme en su decisión de no confesar haber participado en el asesinato de su esposo, hasta que los agentes policiales le dijeron que se llevarían a sus hijos para violarlos y asesinarlos.

Yecenia fue llevada a una oficina de la agencia policial, con los ojos vendados y esposada todo el tiempo. Le hicieron firmar una confesión y tomaron sus huellas dactilares después de casi 15 horas de tortura y malos tratos. Estuvo en detención preventiva sin cargos. Dos semanas después, fue acusada del homicidio agravado de su esposo y trasladada a una prisión estatal.

A Yecenia le realizaron exámenes físicos iniciales luego de su detención. Los doctores que hicieron la revisión eran de la misma fiscalía responsable de su caso. Pero la misma no documentaba el alcance real de las lesiones. En septiembre de 2012, un grupo conformado por expertos médicos independientes realizaron un examen, apegados a los principios manifiestos en el Protocolo de Estambul, y concluyeron que las denuncias de tortura estaban fundamentadas, ya que eran compatibles con los indicios físicos y psicológicos que detectaron. Pero los exámenes no llegaron hasta ahí, ya que en 2013 dos funcionarios forenses de la Procuraduría General de la República (PGR) sometieron a Yecenia a otro examen. Este experto médico forense de la PGR no encontró indicio de que la mujer hubiera sido torturada, basándose en los exámenes médicos que le realizaron en el momento de su detención.

Médicos expertos no se hicieron ciegos ante la situación de Yecenia, y en marzo de 2014 dos médicos de renombre internacional, del Consejo Internacional de Rehabilitación para Víctimas de Tortura (IRCT), llevaron a cabo, una vez más, un examen con arreglo al Protocolo de Estambul, concluyendo que los indicios eran compatibles con el relato de tortura.

Yecenia sigue encarcelada, tras casi 3 años de su injusta detención, pese a la recomendación que emitiera la Comisión Nacional de Derechos Humanos al gobierno de Sinaloa, confirmando que Yecenia había sido torturada y solicitándoles medidas contra los responsables de tales delitos. En febrero se anunció, por parte del  Procurador General de Justicia del estado de Sinaloa, la apertura de una investigación sobre el caso. En abril, un juez federal remitió el caso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y está por verse si esta asumirá el caso.

El 26 de junio se celebra el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura. Amnistía Internacional ha lanzado una campaña de acción por Yecenia Armenta y otras personas que se encuentran en situaciones similares en otras partes del mundo. AI pide que se lleve a cabo una investigación imparcial y exhaustiva sobre los policías responsables de la tortura, además que a las víctimas de tortura en México se les proporcionen exámenes forenses adecuados y acceso a exámenes médico-forenses a cargo de expertos forenses oficiales imparciales. Se insta a la Procuradora General a que se realicen exámenes médicos forenses a víctimas de tortura que cumplan plenamente las normas internacionales de derechos humanos, como el Protocolo de Estambul, y que los expertos médicos forenses sean independientes de la Procuraduría General de la República.

Ayuda a que la denuncia de tortura de Yecenia Armenta sea investigada plenamente, que los cargos en su contra sean retirados y que se reformule la manera en que se realizan los exámenes médicos forenses a supervivientes de tortura en México, uniéndote a la acción de AI aquí.

Por Alexandra Perdomo (@amnistia)