Un burka por amor, de Reyes Monforte

Un burka por amor me parece un libro mal escrito e innecesariamente largo. Ahonda en detalles superfluos, obviando las explicaciones cuando realmente sí serían necesarias.

Para contextualizar: la protagonista de la historia es María, una mujer española que vivía en Londres (una persona irreverente, que disfruta de tomar decisiones sin consultar a nadie y que lejos está de poderse considerar familiar). Se enamora de un musulmán afgano, con quien termina contrayendo matrimonio. La historia se desarrolla principalmente en Afganistán, donde María termina atrapada por acompañar a Nasrad a su pueblo natal en pleno régimen talibán y donde se encuentra sin papeles y sin que nadie de su familia lo sepa, por su terquedad de no compartir ni comentar nada a nadie para que no le critiquen.

El título se corresponde correctamente con la historia: María accede a usar un burka por amor. No por amor a la religión ni por amor a su vida... por amor a su marido. Así, simple y obtuso. El libro nos relata todos los sufrimientos y padecimientos a los cuales María se sometió (por ignorancia al principio y por egoísmo después) por estar enamorada de Nasrad. Vejaciones sufridas para demostrar qué.

Pero el amor que nos describe Reyes Monforte es de ese tipo incomprensible, terco y egoista. Porque la entrega en una relación se admira y las cosas que pueden llegar a hacerse por amor igual, pero existen límites. Y cuando estás dispuesta a poner en peligro tu vida y la de tus hijos -que los pobres no tienen edad para decidir- yo, particularmente, no vinculo eso con amor. Es obsesión y egoísmo.

La historia no me atrapó y tampoco la disfruté. Nunca se explica cuándo la española aprende a hablar persa, por ejemplo. Y de esos vacíos está llena la historia. No es un libro que recomendaría. Lejos está de serlo. 

Este libro correspondía al mes de febrero en el reto literario que estoy haciendo en 2018. Quiero leerlos todos, sin falta, por lo que iré leyéndolos conforme los vaya terminando, no voy a esperar precisamente el mes en el que se supone debía leerlos.