The Post: la reivindicación estadounidense de la libertad de prensa


Vi The Post (Steven Spielberg, 2017) esperando ver algo similar a Spotlight (2015), pero no ocurrió. El drama del reconocido director de E.T., The Empire of Sun, Shindler's List, etc., no se destaca en mostrar el lado profundo y minucioso de los Papeles del Pentágono, relacionados a la implicación del gobierno de Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam, esa que supuso la derrota bélica para los "policías del mundo", esa que costó la vida de miles de jóvenes militares por solo no aceptar algo que estuvo perdido siempre.

Lo que sí se destaca  en The Post es la lucha por la libertad de prensa, las implicaciones de los intereses particulares de aquellos que ostentan el poder y pretenden controlar y administrar la verdad a complacencia. Por supuesto, la historia de Katherine Graham (Meryl Streep) me gustó mucho. Fue la primera directora mujer de un diario estadounidense, habiendo heredado la compañía de su padre y habiendo tenido que ponerse al frente tras el fallecimiento de su esposo, muchos apostaron a que no podría llevar el negocio familiar, a que no tenía las competencias necesarias, pero demostró lo contrario y en el transcurso de la película vemos cómo empieza a confiar en sí misma y a tomar decisiones que llevan a The Washington Post a ser uno de los diarios más importantes de Estados Unidos.

Es interesante ver cómo la administración de Nixon fue abiertamente contra los diarios, la lucha entre periodistas y gobierno, o, dicho de otro modo, entre la verdad y la farsa.

Aparte del argumento, que cautiva y atrapa, están, por supuesto, Meryl Streep y Tom Hanks (interpretando a Ben Bradlee, editor del diario). Las actuaciones de estos no dejan de ser sublimes y le suman puntos a cualquier película. Lo que sí me pasó es que no reconocía a Meryl. Los años se le están marcando cada vez más, además me pareció que tenía un maquillaje pesado y hasta su voz me resultaba inusual. Pero esto es una apreciación muy personal. Por otra parte, me pareció que Hanks es el gran protagonista de la cinta.

Spielberg sigue demostrando su creatividad y me gusta por mucho la línea que ha venido siguiendo con Bridge of Spies (2015), Flags of Our Fathers y Letters from Iwo Jima (2006), esa que destaca la lucha de algunas personas por mantener el honor y que prevalezcan los valores contrastado con aquellos que, egoístas, no temen en halar de la cuerda de la deshonra y el sinrazón, para alcanzar sus propósitos y deseos de más poder o más control. 

Definitivamente merece la nominación que tiene a Mejor Película en los Óscar. Pero dado que me faltan 5 por ver de la categoría, ni de cerca me atrevo a decir que es mi favorita. Lo que sí puedo es recomendarla ciegamente.

7,8★