What We Do in the Shadows, o cuando finalmente hacen algo bueno con vampiros

Lo bueno de ver cine extranjero es que uno se encuentra con cosas tan diferentes pero tan buenas, que a veces no se cree que hagan cosas así. Esto nos pasó con «What We Do in the Shadows» (2015), una comedia tipo «documental» neozelandesa que se descargó Gianny no sé de dónde pero que nos sacó unas carcajadas gigantes.

Además de ser exageradamente cómica, esta parodia tipo documental y a la vez reality show tiene un magnífico soundtrack. Y cuando digo magnífico es que paramos un momento y buscamos a ver si nuestro buen Emir Kusturica no tenía alguna mano metida allí (resultó ser que no). La música te lleva durante toda la película, acompañando las risas o los pequeños sustos.

No me gustan las películas de vampiros, pero este grupo de vampiros que se burlan de los hombres lobos y que cazan neozelandeses por las noches, es algo totalmente diferente. Además, es una magnífica representación de lo que es ser diferente.

Brillante, fresca, hilarante.


8,4