20 abr. 2015

¿Son los robots asesinos parte de nuestro presente?


En la última década, la utilización de drones para fines militares —el empleo de vehículos no tripulados que son pilotados desde una base terrestre para bombardear reconociendo objetivos en tiempo real—, se ha convertido en una preocupación para varias naciones. La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha establecido una discusión al respecto y procura que la utilización de este tipo de tecnologías sea más controlado para evitar que se violen los derechos humanos y otras leyes internacionales. Estos vehículos aéreos no tripulados son los más conocidos entre las denominadas «armas completamente autónomas», pero varios países ya trabajan en prototipos de robots que puedan ser utilizados con fines mucho más preocupantes.
Ya que no existen regulaciones internacionales en la materia, tampoco existen cifras sobre cuántos drones hay en funcionamiento, pero sí hay datos por países, y presentan a Estados Unidos y China como los máximos productores y consumidores. EE.UU. tiene 11 mil vehículos aéreos y 12 mil terrestres. «Otros países como Taiwán, Israel, Corea del Sur, Reino Unido y Rusia, también producen este tipo de armamento. Las proyecciones indican que esta tecnología está en plena expansión. En 2012 se destinaron 5 mil 600 millones de dólares a escala global para el desarrollo de estos artefactos, y se calcula que en 2018 serán 7 mil 500 millones, según la firma de investigación Global Industry Analysts».[1]
En mayo del año pasado, los 117 países firmantes de la Convención de las Naciones Unidas para la Prohibición de Armas Inhumanas, se reunieron en Ginebra, para discutir el impacto de este tipo de tecnología, tanto para operaciones militares como de mantenimiento del orden público. Durante la reunión, los representantes trataron de definir límites y responsabilidades de los Sistemas de Armas Autónomos Letales, que podrían ir más allá de los actuales drones. Se denominan «letales» por cuanto sus diseños se consideran armas militares destinadas a matar en conflictos armados. Los diplomáticos instaron a adoptar nuevas leyes internacionales para el uso de «robots asesinos». El tono de la reunión, establecido por Michael Moeller, director en funciones de la sede europea de la ONU en Ginebra, fue poder adoptar leyes preventivas que aseguren que cualquier tipo de armamento sea siempre dirigido por una persona.
Los robots asesinos son armas autónomas, capaces de elegir blancos humanos y disparar contra ellos, sin ninguna intervención humana. Se ha denunciado que «hay empresas de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Sudáfrica, que también están desarrollando armas robóticas “menos letales”, que se manejan por control remoto, o que disparan automáticamente cuando se las toca, para realizar labores policiales. Al parecer, pueden disparar gas lacrimógeno, balas de goma, y dardos eléctricos. Por el momento, no existen armas totalmente autónomas, pero los rápidos avances tecnológicos nos están acercando al día en que se hagan realidad».[2]
Drones y caídos
Las estadísticas sobre los ataques con drones y las víctimas no son claras, ya que los países atacantes no dan cuenta de esto, y muchas veces niegan el uso de dichas armas. No obstante, existen ciertas cifras que permiten hacerse una idea de la situación:
Pakistán: Los drones habrían sido empleados, en numerosas ocasiones, por el gobierno de los Estados Unidos para bombardeos. En cuanto a las víctimas, el gobierno norteamericano habla de unos 30 civiles y 1.300 militantes pakistaníes muertos, hasta enero de 2011. En contraparte, la organización Pakistan Body Count, sostiene que habrían muerto más de 1.200 civiles, víctimas de ataques con vehículos no tripulados.[3] Entre enero de 2012 y agosto de 2013, se tuvo noticia de 45 ataques, por parte de EE.UU., con aviones no tripulados en Waziristán Septentrional, al noreste de Pakistán.  El país atacante se ha negado a divulgar información jurídica, y sobre los hechos acontecidos hasta ahora.[4] La cadena iraní en lengua inglesa «PressTV» emitió un informe —en marzo de este año—, citando a las autoridades paquistaníes, donde se asegura que los bombardeos estadounidenses habrían acabado con la vida de 2199 personas y 282 habrían resultado heridas durante los últimos diez años. Por otra parte, unas 120 casas y 60 coches, habrían sido dañados por los ataques de los drones. Hasta el momento, solo los familiares de 43 víctimas y siete personas que habrían sido heridas, han recibido las indemnizaciones correspondientes.[5]
Gaza: Israel, por su parte, ha bombardeado en repetidas ocasiones a Gaza con drones. Este país no ha admitido públicamente que usan estas armas. Pero desde el 2004, se reportan ataques por parte del estado israelita a Gaza. Por ejemplo, «en un incidente ocurrido el 03 de enero de 2009, un dron armado atacó las puertas de la mezquita Al-Maqadmah en Gaza, cuando unas 200 a 300 personas estaban realizando la oración de la tarde. Una misión de verificación subsecuente de la ONU certificó que las municiones encontradas eran consistentes con “contenedores de metralla fragmentaria adheridos a un misil aire-tierra”. Al menos 15 palestinos perdieron la vida, y 40 fueron heridos mientras oraban dentro de la mezquita».[6]
Los países que integran la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), tienen un programa de vigilancia con drones espías, en el que trabajan desde 1992. En 2010, esta iniciativa se convirtió en prioridad, y en 2012, pudieron empezar a financiarlo. El programa aún está en vigencia, y la cantidad de drones que tiene la organización es desconocida.
Robots asesinos y derechos humanos
Cierto es que los robots han sido creados para contribuir con el desarrollo humano, cumpliendo con labores de expedición, búsqueda e investigación, como aquellos que son enviados al espacio en misiones de recolección u observación. —En agosto de 2014 un androide llamado Kirobo se convirtió en el primer robot humanoide en viajar al espacio—. Sin embargo, en el desarrollo de robots que cumplan este objetivo, algunos planes se han desviado, procurando crear androides con capacidades superiores a las descritas, posibilitándolos para matar.
El uso de armas sin control humano aumentaría las probabilidades de que se produzcan lesiones y homicidios ilegítimos, tanto en campos de batalla, como en operaciones policiales. Por otra parte, aunque gobiernos y expertos en la materia, afirman que estos robots podrían ser programados para cumplir con el derecho internacional, hay quienes creen que esto es imposible[2]. En las labores policiales, por ejemplo, se restringe el uso de armas de fuego para casos excepcionales donde se encuentre en riesgo la vida de las personas, tal uso excepcional está estrictamente normado para respetar en todo momento el derecho a la integridad física de todas las personas. Ahora, ¿cómo una máquina podría sustituir el criterio de un ser humano? De la misma manera, en conflictos bélicos las fuerzas armadas deben distinguir entre combatientes y civiles, para minimizar el daño a personas no involucradas en el conflicto. ¿Cómo podría determinar el robot cuál es combatiente y cuál es civil?
Facultar a los robots para tomar decisiones que implican la vida o muerte de una persona, traspasa los límites legales y sociales; además de poder significar una violación clara a los derechos humanos, a la vida y la dignidad. Por ello, se hace tan urgente que se creen leyes internacionales que regulen el uso de estos robots, además de que no se les dé, bajo ningún concepto, total autonomía en toma de decisiones. En este sentido, en abril de 2013, fue lanzada la Campaña para Detener los Robots Asesinos (Campaign to Stop Killer Robots), coalición que sostiene que darle a las máquinas para decidir quién vive y quién muere en el campo de batalla, es una aplicación inaceptable de la tecnología inaceptable. «El control humano sobre cualquier robot de combate, para garantizar tanto la protección humana, como el control judicial efectivo, es esencial.»[7]
Convención sobre Ciertas Armas Convencionales
Del 13 al 17 de abril se lleva a cabo la segunda convención multilateral sobre «Sistemas de Armas Autónomos Letales» (LAWS, por sus siglas en inglés: lethal autonomous weapons systems), con los miembros de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales (CCW por sus siglas en inglés) de 1980. Esta se realizará en el Palacio de Naciones de la ONU, en Ginebra. El lunes 13, la Campaña para Detener los Robots Asesinos realizó una reunión informativa paralela para todas las delegaciones del CCW. La delegación tendrá 45 activistas de una docena de países. La reunión contará con expertos en emergencia tecnológica de LAWS. [8]
Amnistía Internacional participará en esta reunión, resaltando las conclusiones contenidas en un resumen de preocupaciones donde argumenta que «es crucial que la aplicabilidad del Derecho Internacional Humanitario sea efectivamente abordada en los debates actuales y futuros sobre Sistemas de Armas Autónomos (AWS, por sus siglas en inglés) y se proponen mecanismos para facilitar esta discusión». Esta organización internacional borda estos sistemas de armas de una forma más amplia sin diferenciar el potencial impacto entre sistemas letales o «menos letales», visto que todos estos tipos de sistemas pueden derivar en abusos contra los derechos humanos, por lo cual prefiere definirlos como «Sistemas de Armas Autónomos».
En el resumen de preocupaciones Amnistía Internacional presenta cinco alertas sobre derechos humanos que se relacionan con el debate sobre Sistemas de Armas Autónomos:
  1. «El alcance de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales no cubre la dimensión de uso de este tipo de tecnologías en actividades de cumplimiento de la ley.
  2. Los Sistemas de Armas Autónomos no serán capaces de cumplir con el derecho internacional de derechos humanos relevante ni los estándares internacionales sobre la función policial.
  3. El desarrollo existente de las armas tecnológicas semi-autónomas existentes plantea retos considerables para los estándares contenidos en el Derecho Internacional Humanitario.
  4. En la ausencia de una prohibición, los Sistemas de Armas Autónomos deben  estar sujetos a revisiones de armas independientes antes de ser utilizados.
  5. Los Sistemas de Armas Autónomos erosiona los mecanismos de rendición de cuentas.»[9]
Por estas razones, Amnistía Internacional está pidiendo una prohibición preventiva en el desarrollo, transferencias, despliegue y uso de Sistemas de Armas Autónomos, que cubra todos los tipos de sistemas, letales o menos letales.
La organización advierte que si no se da tal prohibición, al menos debe seguirse la recomendación del Relator Especial de la ONU sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias o Arbitrarias, que pidió una moratoria en el desarrollo, transferencia despliegue y uso de tales sistemas de armas. En esta misma línea, pide a los gobiernos que desarrollen marcos legales nacionales que atiendan cabalmente estas recomendaciones del Relator de la ONU.
Finalmente, AI también está pidiendo a todos los gobiernos asegurarse que las obligaciones de los Estados en materia del derecho internacional de derechos humanos y el derecho internacional humanitario sean plenamente atendidas y que, por lo tanto, el debate sobre Sistemas de Armas Autónomos y su relación con estos estándares sean cubiertos, entre otros, por los debates de la Convención de Armas Convencionales.
Coalición internacional para detener los robots asesinos
El portal de la Campaña para Detener los Robots Asesinos, explica que «en años recientes, los beneficios y peligros de las armas totalmente autónomas, han sido muy debatidas por una comunidad relativamente pequeña de especialistas, que incluye personal militar, científicos, expertos en robótica, especialistas en ética, filósofos y abogados. Los mismos han evaluado armas autónomas desde una variedad de perspectivas, incluyendo utilidad militar, costo, políticas de uso, y la ética de delegar decisiones de vida y muerte a una máquina».
Esta coalición de organizaciones muestra su preocupación ante la posibilidad de que los robots reciban total autonomía de actuación, así como de la inexistencia de leyes y normativas que regulen el uso de este tipo de armas. Decidir sobre la vida de una persona no es una cuestión que deba depender, bajo ningún concepto, de un robot. Para saber más del problema, las posibles soluciones, bibliografía y estatutos, puedes visitar esta página. Puedes unirte a la campaña, participar en eventos, obtener recursos y difundir la palabra. Visita la página de Campaign to Stop Killer Robots para aprender más y saber cómo actuar para detener a los robots asesinos.
Robots
El pasado 8 de abril, la policía india anunció una nueva arma para reprimir a manifestantes, en la democracia más extendida del mundo: drones que esparcen gas pimienta. La fuerza policial de la ciudad de Lucknow (al norte de India) compró 5 de estos drones que están equipados con cámaras de alta resolución, pueden trasladar 2 kilogramos de pimienta y volar dentro de un radio de 1 kilómetro desde donde está su operador.[10]
Otros ejemplos:


Por Alexandra Perdomo (@amnistia)


[1] Milenio.com. La ONU inicia debate sobre uso de robots asesinos autónomos. 14 de mayo de 2014. Disponible en: http://www.milenio.com/internacional/ONU-debate-robots-asesinos-autonomos_0_298770128.html. (09 de abril de 2015)
[2] Rasha Abdul-Rahim. (s.f.). Detengamos los robots asesinos… antes de que sea demasiado tarde. Amnistía Internacional. Disponible en: https://www.es.amnesty.org/temas/armas/reportajes-especiales/detengamos-los-robots-asesinos-antes-de-que-sea-demasiado-tarde/ (08 de abril de 2015)
[3] Arguedas, D. (2013). ‘Drones’: poderosas armas bélicas que también tienen usos civiles. La Nación.30 de junio de 2013. Disponible en: http://www.nacion.com/ocio/revista-dominical/Drones-conflictos_belicos-guerra_del_golfo_Persico_0_1350864917.html. (08 de abril de 2015)
[4] Amnistía Internacional. (s.f.). “Drones” en Pakistán. Disponible en:https://www.es.amnesty.org/paises/estados-unidos/drones-en-pakistan/ (07 de abril de 2015)
[5] HispanTV. 2200 muertos dejaron ataques de drones de EEUU en Paquistán. 23 de marzo de 2015. Disponible en: http://www.hispantv.com/newsdetail/Paquistan/25093/%E2%80%982200-muertos-dejaron-ataques-de-drones-de-EEUU-en-Paquistan%E2%80%99 (08 de abril de 2015)
[6] Dobbing, M y Cole, C. Israel and the Drone Wars. Drone Wars UK [en línea]. Disponible en:https://dronewarsuk.files.wordpress.com/2014/01/israel-and-the-drone-wars.pdf. (10 de abril de 2014)
[7] Campaign to Stop Killer Robots. Learn. Disponible en: http://www.stopkillerrobots.org/learn/ (07 de abril de 2015)
[8] Campaign to Stop Killer Robots. 2015 CCW meeting on killer robots. Disponible en:http://www.stopkillerrobots.org/learn/ (06 de abril de 2015)
[9] Amnesty International. (2015). Autonomous Weapons Systems: Five key human rights issues for consideration. Disponible en: https://www.amnesty.org/es/documents/act30/1401/2015/en/ (10 de abril de 2015)
[10] The Guardian. Pepper-spraying drones could be used on unruly crowds by Indian police. 08 de abril de 2015. Disponible en: http://www.theguardian.com/world/2015/apr/08/pepper-spraying-drones-could-be-used-on-unruly-crowds-by-indian-police. (09 de abril de 2015)

No hay comentarios: